Está Ud. en: Noticias > La Concha del Mejillón, Nuevo Material para la Arquitectura Sostenible

La Concha del Mejillón, Nuevo Material para la Arquitectura Sostenible

5 de Diciembre de 2017

El reciclaje de las conchas de los mejillones tiene múltiples aplicaciones, entre ellas la bioconstrucción.


El mejillón es un molusco de gran interés gastronómico. Galicia es la primera productora de Europa y la tercera del mundo de este bivalvo y ello conlleva que se generen miles y miles de toneladas de conchas cada año.

Ante el impacto medioambiental que esto supone, una solución para darles un ciclo de vida mayor es la valorización de este residuo  transformándolo en carbonato cálcico. Éste es el principal componente de las valvas, entre un 95 a 99%, así como pequeñas cantidades de otros elementos tales como nitrógeno, azufre, fósforo, potasio y magnesio.

El primer paso de su tratamiento consiste en un lavado con agua dulce para retirar el contenido salino de las conchas. Una vez lavadas se someten a altas temperaturas para eliminar tanto la humedad como el resto de materia orgánica. Y finalmente se muelen, en diferentes tamaños en función de su posterior uso, consiguiendo una materia prima con un 94% de pureza.

Esta materia prima, de gran pureza, se utiliza en diversos campos:

  • En construcción, para la elaboración de cemento.
  • En la industria de plásticos, pinturas y barnices.
  • En la industria química.
  • En la industria farmacéutica y cosmética.
  • En la industria papelera como blanqueante.
  • En agricultura y ganadería, para piensos, abonos y fertilizantes.
  • En el asfaltado de carreteras como parte de la zahorra o del firme de pistas forestales.

Ejemplos de una buena gestión medioambiental ante el problema evidente que suponen las toneladas y toneladas que se generan de este desecho.

Estudios recientes arrojan luz sobre una nueva alternativa para la  gestión de dicho desecho y así prolongar su vida útil al ser utilizado en la construcción de viviendas sostenibles, debido a sus interesantes propiedades térmicas y acústicas.

Una muestra de ello es el proyecto Biovalvo que tiene como objetivo la revalorización de este residuo de la industria alimentaria como material de construcción.

En 2015 se realizó una edificación experimental en el campus de la Universidad de A Coruña en Elviña para comprobar verificar la eficiencia de los materiales. Conocida como el módulo Biovalvo tiene forma de mejillón con las valvas abiertas y en su construcción se tuvieron presentes criterios de arquitectura sostenible como el de  eficacia energética al utilizarse materiales naturales, que tuviera el  menor impacto medioambiental, la correcta orientación solar, una buena ventilación, etc.

Las valvas del mejillón una vez tratadas se colocaron de diversas formas y se utilizaron en distintos porcentajes, en ocasiones en combinación con otros materiales como cemento, cal o arcilla para los cimientos, suelo, paredes o revestimientos y en otras como es el caso de su cubierta como elemento único.

Después de dos años y tras los estudios realizados se pudo confirmar la eficacia acústica y aislante de este material, pudiendo llegar a ahorrar hasta un 80 % en el consumo de calefacción. Esta construcción pionera en la actualidad es objeto de diversas investigaciones.


El mejor residuo es aquel que no se genera

 

Le sugerimos visitar el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=tI-_WrVShXE

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar