Está Ud. en: Noticias > Alimentación libre de sustancias disruptoras

Alimentación libre de sustancias disruptoras

15 de Mayo de 2018

Hace unas semanas publicamos una noticia sobre disruptores endocrinos y hoy profundizaremos un poco más en el tema.


Ya sabemos que estas sustancias químicas se encuentran en todas partes de manera que estamos expuestos a ellas constantemente. Son responsables de la alteración del sistema endócrino y las hormonas, tanto de seres humanos como de animales y, por consiguiente, se relacionan con una larga lista de patologías.

Hoy nos centraremos en la presencia de estos componentes contaminantes en el ámbito de la alimentación. Hay constancia que algunos de ellos están presentes en los alimentos de forma natural, otros llegan a la cadena alimentaria a través del medio ambiente o también aparecen como resultado de las distintas etapas de producción, envasado, transporte o almacenamiento.

Cuando hablamos de disruptores endocrinos y alimentación estamos haciendo referencia a sustancias como:

* Ftalatos que por  sí mismos no producen toxicidad, pero una vez metabolizados sí pueden ser contraproducentes para nuestra salud. Son compuestos que se añaden a los plásticos para facilitar su fexibilidad.

Están permitidos en materiales que entren en contacto con los alimentos, también para la elaboración de envases de productos de cuidado e higiene corporal, pero están prohibidos en juguetes y artículos para bebés como chupetes o tetinas.

Pueden estar presentes además en: pegamentos, productos de limpieza,  botellas de agua, pinturas, barnices, ceras, tintas de impresión, productos de aseo y cuidado personal como geles, champús, cosméticos, perfumes, ropas y tejidos, ambientadores, polvo doméstico… Además  los ftalatos se liberan constantemente bien directamente, bien por migración, por evaporación, por abrasión, etc de manera que podemos hablar de una amplia  y continuada exposición a estas sustancias contaminantes en nuestra vida cotidiana.

* Bisfenol A que es una sustancia química que se utiliza en la fabricación de envases de plástico, excepto en los tipo PET (polietilenentereftalato), PE (polietileno), PP (polipropileno) y también en el recubrimiento interior de latas de conserva y refrescos.

Está autorizado para emplearse en materiales en contacto con los alimentos y de hecho está comprobado que las personas que consumen mayor cantidad de productos precocinados tienen mayores niveles de bisfenol A en su organismo. Sin embargo, está prohibido en la fabricación de todo tipo de materiales destinados a los más pequeños, como pueden ser los biberones, por su alta toxicidad.

* Metales pesados como el plomo, el mercurio o el cadmio pueden aparecer en el medio ambiente de forma natural o debido a actividades tanto  industriales como aquellas que podemos llevar a cabo en nuestros hogares.

En España los alimentos que más nos pueden exponer a estos disruptores endocrinos, son los cereales debido a su alto consumo y los pescados azules de gran tamaño, como el atún debido a que se  alimenta de otras especies menores ya contaminadas.

Para que los alimentos puedan comercializarse, tienen que cumplir con los límites máximo de contaminantes que establece la legislación. Aunque es importante saber que dichos metales pueden tener un efecto acumulativo.

* Dioxinas y bifenilos policlorados son compuestos químicos que absorbemos a través de la ingesta diaria de alimentos.  Se encuentran en el medio ambiente y en el tejido graso de los animales.

Los alimentos de origen animal con mayor concentración de dioxinas  son pescados, carne, huevos, lácteos, entre otros. La OMS calcula que el 90% de la exposición a dioxinas se produce a través de los alimentos ricos en grasas.

Hay establecidos legalmente límites máximos de dioxinas y PCBs para numerosos grupos de alimentos.

* Fitosanitarios son productos imprescindibles que favorecen un mayor rendimiento y conservación de la tierra al prevenir o destruir directamente la aparición de insectos, roedores, hongos, malas hierbas, entre otros y perjudiciales para las labores en el campo.

Su utilización está contemplada por la Unión Europea y podemos consultar las que están autorizadas en la página del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Por una alimentación saludable y consciente, infórmate
 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar