Está Ud. en: Noticias > Evitar que la Comida Termine en el Contenedor

Evitar que la Comida Termine en el Contenedor

28 de Octubre de 2016

Según un estudio recientemente publicado, en España se han llegado a tirar a la basura unos 7,7 millones de toneladas de comida al año. Una cantidad exageradamente alarmante y que debe de poner en alerta a la población.

Que-comer-despues-de-entrenar1-desarrollo

Muchos de esos alimentos están en perfecto estado, pero sin embargo la persona consumidora cree que su ingesta no es segura ya que ha superado la fecha de consumo preferente en muchas situaciones. La clave en un primer momento es diferenciar fecha de consumo preferente de fecha de caducidad. Ambas deben de aparecer en el etiquetado, pero tienen significados distintos.

  • Cuando se habla de fecha de consumo preferente hacemos referencia a aquellos productos más duraderos y que por lo tanto aseguran una mayor estabilidad en sus propiedades y características. Pasada la fecha señalada, el producto ya no dispondrá de las mismas características organolépticas que en un principio disponía, pero sí podrá ser igualmente consumido, ya que no supone riesgo para la salud.
  • Con respecto a la fecha de caducidad, ésta nos señala la fecha a partir de la cual el alimento o producto no debe de ser consumido ya que tal acto puede conllevar algún riesgo para la salud. Se encuentra en aquellos alimentos frescos o muy perecederos. Decir que si pueden ser consumidos el mismo día de la fecha que aparece.

El desconocimiento en cuestiones de etiquetado supone que la persona consumidora no sabe cómo actuar en determinados momentos. De ahí que se deriven datos alarmantes como por ejemplo que en los países industrializados la población desperdicia cerca de 286 millones de toneladas de productos cereales.

Tomar en cuenta algunas recomendaciones nos ayudará a reducir la cantidad de comida que es desaprovechada, contribuyendo así en la invitación de hacer un mayor consumo responsable y sostenible atendiendo a las líneas propuestas desde el proyecto Save Food, impulsado por la Organización  de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

  • Revisar qué alimentos y productos se tienen en la despensa y colocar en primer plano aquellos que puedan perderse antes. De este modo no se olvidará la presencia de ninguno y se preverá su utilización.
  • Hacer una lista o planning diario o semanal sobre qué es lo que realmente se necesita. Sólo así se comprará lo imprescindible y se evitarán adquirir productos que después no se vayan a consumir realmente.
  • Acudir al supermercado con dicha lista y dedicar tiempo a la lectura del etiquetado. De este modo se obtendrá parte de la información más relevante. En caso de que algo no sea comprendido no hay que dudar en preguntar al personal laboral del establecimiento.
  • Comprar productos frescos que sí se vayan a consumir en el día. Se evitará que esa fruta, verdura, hortalizas, pescado o carne no se estropee.
  • Puede ocurrir un imprevisto y finalmente no estar en casa para consumir esos alimentos que ya se hayan adquirido. En ese caso lo más acertado es intentar conservarlos de la manera más adecuada en base a las características de cada uno de ellos. Así podrán ser consumidos posteriormente.
  • Cuando realizamos alguna comida fuera del hogar siempre podemos pedir que las sobras nos las preparen para llevar. Evitaremos que acaben en la basura, además de poder disfrutar de ellas en otro momento.

 

Para una mayor información os proporcionamos el siguiente enlace: http://www.fao.org/save-food/es/

 

 

 

Volver

Buscador

Puedes realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias con el siguiente buscador:

calendar
calendar